Durango, el norte más mexicano, se vistió de colores y magia con el encendido del alumbrado navideño y el Nacimiento monumental, donde el gobernador Esteban Villegas y el presidente Toño Ochoa desearon a los duranguenses una Navidad en familia.

“A pesar de las dificultades, Durango sigue adelante y no pierde la fe ni la fortaleza”, coincidieron Esteban y Toño Ochoa en la Plaza de Armas ante cientos de duranguenses en el encendido de alrededor de 600 figuras que ponen magia y color al Centro Histórico.

El Parque Guadiana también se iluminó con 100 mil puntos de luz instalados en el Nacimiento monumental, el cual deja claro que son tiempos de mantener la esperanza y celebrar en unión familiar.

Cientos de familias capitalinas y de otras localidades disfrutaron del espectáculo de luces que se podrá apreciar hasta el 6 de enero, y que forma parte de las múltiples actividades del Festival Navideño, entre ellas el desfile que será el 16 de diciembre.

Por admin